Alsina 946/48, C1088AAB, Bs. As., Argentina
Tel: (5411) 5235-9810

Programa de Prevención de Cáncer de Mama.

La mamografía y el examen físico son fundamentales para la detección temprana de cáncer de mama.

¿Qué es el cáncer de mama?

Es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de las células de la mama que formar un tumor maligno. En la Argentina, es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres, con alrededor de 5400 muertes por año. Las tasas de mortalidad por cáncer de mama más elevada se dan entre los 50 y los 80 años o más.

Las células normales crecen y se para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita.  Algunas veces este proceso se descontrola formando una masa de tejido que es  lo que se  conoce como tumor. Este tumor se puede desarrollar en distintas parte del tejido mamario.

Se trata de una enfermedad que afecta mayoritariamente  a mujeres de entre 45 y  70 años de edad, sobre la cual se desconocen cuáles son los causantes  aunque se reconocen algunos factores que aumentan el riesgo de enfermar.

¿Quién puede contraer cáncer de mama?

Edad: las probabilidades de padecerlo aumentan conforme a la mujer envejece. El riesgo es especialmente alto en mujeres mayores a los 60 años.

Antecedentes personales: la mujer que ha tenido cáncer de mama tiene el riesgo mayor a padecerlo en la otra.

Antecedentes familiares: el riesgo es mayor si madre, hermana o hija tuvieron cáncer de mama. Y fundamentalmente si ocurrió antes de los 50 años de edad.

Sedentarismo: las mujeres que son inactivas físicamente pueden tener un riesgo mayor a padecerlo.

Obesidad o sobrepeso después de la menopausia: las posibilidades de cáncer de mama después de la menopausia es mayor en las mujeres obesas o con sobrepeso.

Cuanto mayor es la edad de la mujer al momento del parto: mayores son las probabilidades de cáncer de mama. Además el riesgo aumenta en aquellas mujeres que nunca tuvieron hijos / Tuvieron su primera menstruación antes de los 12  años / Entraron en la menopausia después de los 55  años de edad / Reciben terapia hormonal para la menopausia durante muchos años / Tratamientos hormonales  (incluidos anticonceptivos) sin control del médico.

Muchas veces no existe ninguna manifestación de la enfermedad. Cuando el nódulo es pequeño puede que no produzca ningún síntoma y solo se lo encuentre con la mamografía. Los nódulos más grandes  pueden causar hundimiento o enrojecimiento de la piel de la mama y/o problemas en el pezón como retracción o descamación.

 

¿Cómo se puede prevenir?

Prevención Primaria.

Consiste en disminuir o eliminar la exposición de la mujer a factores de riesgo de formal tal de reducir la posibilidades de desarrollar el cáncer de mama. La adherencia a estilos de vida saludables es una forma de actuar de modo preventivo, como no fumar, evitar el consumo de grasas, realizar actividad física, moderar el consumo de alcohol. Las terapias de remplazo hormonal  y la exposición excesiva a la radiación ionizante (rayos x) también aumenta el riesgo de tener cáncer de mama.

Prevención secundaria.

Unos de los estudios solicitados es la mamografía, que consiste en realizar una radiografía de las mamas. Con este estudio es posible detectar el cáncer de mama en sus fases asintomáticas, cuando todavía la lesión no es palpable, o es mínimamente palpable, por lo cual, es posible recurrir a mejores  posibilidades de cura, con tratamientos menos agresivos que los que se realizan cuando el cáncer está más avanzado.

Por otro lado, hay otros métodos diagnósticos por imágenes, como la ecografía, la cual se usa en forma complementaria a la mamografía y la resonancia magnética que se emplea fundamentalmente en mujeres con fuertes antecedentes familiares y mutaciones genéticas conocidas, detectadas o altamente sospechadas y en situaciones puntuales cuando exista indicaciones (por ejemplo: algunas mujeres con mamas extremadamente densas o que tengan prótesis mamarias).

Por eso, la recomendación es que todas la mujeres de entre 40 y 70 años se realicen un estudio mamográfico cada dos años juntos a un examen físico de las mamas por parte de un profesional de la salud. La solicitud puede adelantarse en caso de antecedentes a familiares o so el medico lo considera necesario.

Por otra parte, tanto en las mujeres de entre 20 y 50 años como en las mayores de 70 la decisión de hacer o no una mamografía debe ser personalizada. La mujer debe hablarlo con su ginecólogo/a o con su médico/a de cabecera, y  valorar los pros y contras de hacer el estudio mamográfico.

Síntomas.

Muchas veces no existe ninguna manifestación de la enfermedad.

Cuando el nódulo es pequeño puede que no produzca ningún síntoma y solo se encuentre con la mamografía.

Los nódulos más grandes pueden causar hundimientos y/o problemas en el pezón, como retracción o descamación.

¿Por qué es importante el diagnostico precoz?

La detección precoz mediante el uso de la mamografía y el examen físico a cargo de un profesional, han demostrado reducir la mortalidad por cáncer de mama a travez de la reducción del tamaño tumoral al momento del diagnóstico.

La mamografía es considerada como el primer y único test de lección para la detección temprana de cáncer de mama en mujeres sin síntomas, para la población entre 40-50 años la frecuencia  recomendada para el examen físico y la mamografía anual.

Si existen antecedentes familiares, principalmente antes de los 50 años, la mamografía.

Se debería realizar 10 antes de la edad de presentación del carcinoma en el familiar referido.

Recorda efectuarte el autoexamen mamario a partir de los 18 años de edad una vez al mes una semana después de menstruar.

 

Calidad de vida.

La calidad de vida es fundamental para influir positivamente sobre los factores de riesgo que podes controlar. Aquí te dejamos simples pero efectivas recomendaciones para una buena calidad de vida:

Dieta equilibrada con alto contenido de fibra, minerales, vitaminas y poca cantidad de grasa.

Realizar actividad física.

Mantener el peso corporal adecuado.